Los tres niños que murieron tenían entre 9 y 8 años y asistían a una escuela de la zona. La familia es oriunda de Lomas de Zamora pero se mudó cinco años atrás a CABA.