Hay cincuenta detenidos. Los líderes son nigerianos pero entre los sospechosos hay argentinos, venezolanos y colombianos, entre otras nacionalidades.