Los cambios en las condiciones globales y la nula resiliencia externa del país hacen inviable continuar con las políticas económicas y sociales que condujeron a la crisis actual.