La distancia es emocional, por decirlo de alguna manera. Geográficamente, por algunos posteos, parece que todavía siguen cohabitando una misma propiedad horizontal y con un par de pisos de distancia. Si hubieron rumores previos a la confirmación oficial, pocos los manifestaron. De hecho para el 14 de febrero –comercial celebración del día de los enamorados– Marcelo Tinelli escribió en la red social que más utiliza y con foto junto a Guillermina Valdes: “Acá donde estoy ya es 14 de febrero. En este día de San Valentín, y con estas fotos que me encantan, aprovecho para decirte todo lo que te amo y te extraño. Soy muy feliz a tu lado @guillevaldes1. Feliz día amore!”. Ella, un “Feliz día corazón”. Más efusivos fueron los más de cien mil interacciones que se sumaron a dar likes a esa respuesta. Por entonces, el conductor estaba con varios de sus hijos de vacaciones en Europa, ella se había quedado en Buenos Aires.

A tres meses de esas declaración pública y recíproca de amor, hace unos días llegó la confirmación de una separación tras nueve años de relación, y además, un hijo en común. Los integrantes del equipo de Ángel de Brito y él mismo comunicaron esta noticia, una de la que no se puede dudar dada la relación de amistad y laboral que el conductor tiene con Tinelli e incluso su productora Laflía.

Sin asedio. Quizá porque hay otra fauna mediática que hoy concita mayor interés en redes, la ruptura de Tinelli y Valdes –al menos por ahora– no generó el revuelo que sí provocó el inicio de esa relación y un distanciamiento que se dio un verano, pero se normalizó llegado el otoño de ese mismo año. En el presente, mientras Guillermina Valdes sigue con su faceta de pequeña empresaria del rubro belleza y cuidado estético, más allá del calzado, en el caso de Tinelli atraviesa un delicado momento en una de sus facetas empresarias. Y es justamente una de las más pasionales: el fútbol. A su renuncia a la Liga Profesional se sumó su adiós a la conducción del club San Lorenzo de Almagro, a solamente dos años de haber ganado las elecciones por el 82 por ciento de los votos. A su vez, como otras instituciones deportivas, la economía del club de Boedo no pasa por su mejor momento.

¿Y la TV? Otro detalle que llama la atención y al mismo tiempo marca un cambio de época –por caso– en el consumo de productos televisivos en señales abiertas. En otro momento, a esta altura del año, sería un tópico de varios canales y programas el listado de convocados confirmados y por confirmar del Bailando por un Sueño, de quiénes integrarían el videoclip de apertura, y la conformación del jurado. Y sobre todo, la “fecha exacta” de inicio del ciclo. Nada de eso está sucediendo ni marcando algún tipo de agenda mediática.

De todas formas, la pantalla de El Trece está tanto en la agenda de Tinelli como la de Adrián Suar. El conductor y empresario está ligado por contrato a la emisora y a mitad de año tendría algún producto en la grilla.

Mientras su equipo de siempre se ocupa de eso bajo la mirada y escucha de Tinelli, él también aprovecha al máximo sus espacios familiares. Con cuatro de sus hijos –Candelaria, Francisco, Juana y Lorenzo– viajaron a Tijuana (México) a visitar a su hija mayor Micaela, quien vive allá junto a su pareja Lisandro López, integrante del equipo de fútbol Xolos de Tijuana. Como ella le dijo a Caras, la joven y su novio habitan un departamento alquilado que redecoró para convertirlo en la casa de sus sueños. “Estoy dándole mis toques a un depto ya amueblado. De a poco les voy a ir mostrando… A todo esto, el cambio de horario me está costando un huevo”.

Asiento vacío. Mañana en la entrega de los premios Martín Fierro seguramente concitaría una atención adicional al cruzar la alfombra roja y para las cámaras de Telefe que transmitirán el evento tras dos años de no realizarse por la pandemia del coronavirus. Pero tanto él como Guillermina, que como parte del jurado de ShowMatch, tiene un lugar asignado no estarán presentes en la fiesta de la televisión.

También te puede interesar

En esta Nota