El avión, un Learjet 55, impactó contra la tierra por causas aún desconocidas. Una de las víctimas era Christian Toni, presidente de un club venezolano de fútbol.