Duro revés. El empresario estadounidense habría decidido que gran parte de su patrimonio de u$s 93,4 mil millones vaya a la fundación de su familia que apoya el derecho al aborto, después de prometer que le dejaría el 99% a la Fundación Gates.