Roberto y Daniel, los bomberos que le salvaron la vida a una bebé: “Es algo muy grande y bonito”

5

Lo que era una madrugada tranquila este sábado para Bomberos Voluntarios de Chimbas, se convirtió en un momento de tensión y angustia que afortunadamente terminó en milagro. Allí, dos bomberos que realizaban la guardia en el cuartel se convirtieron en ángeles guardianes al salvarle la vida a una bebé que se había ahogado con leche materna y por varios minutos quedó sin signos vitales.

Todo comenzó antes de las 2:30 horas, cuando se recibió un llamado de la familia de la beba desde el interior de Villa Morrone, solicitando ayuda ya que la menor no respiraba. Minutos después, en un auto particular, familiares llegaron con la beba en brazos hasta el cuartel y allí fue reanimada a través de maniobras de Heimlich. Los encargados de aplicarlas fueron Roberto Robledo de 45 años y Daniel Pereyra de 18 años, dos bomberos que no se olvidarán jamás lo que vivieron esta noche.

Roberto es bombero voluntario hace más de 15 años y no es la primera vez que le toca salvarle la vida a un menor, ya que hace 2 años atrás logró que un niño reviviera cuando se había ahogado con carne.

“Más allá del nerviosismo y todo lo demás, se pudo trabajar coordinadamente con los familiares de la bebé. Gracias a Dios me tocó estar las dos veces y salvar las dos vidas. La situación de anoche aún no se la pude contar a mi familia porque todavía no me retiro de la guardia, pero cuando me desestrese un poco porque quedé ‘acelerado’, los voy a llamar para contarles. Es algo que no tiene nombre, no sé cómo explicarlo, es muy grande, muy bonito“, expresó.

Posteriormente, la nena fue trasladada al centro de salud Baez Laspiur de Chimbas donde se la encontró en buen estado, sin embargo, se la trasladó al Hospital Rawson donde fue monitoreada. Los bomberos se alegraron al recibir la noticia de que, pese a lo ocurrido, la menor está bien.

Para Daniel fue su primera situación, tiene 18 años, después se sintió shockeado pero lo superó muy bien porque logramos trabajar en conjunto él, yo y los familiares de la bebé. Trabajamos tranquilos hasta lograr que la nena respirara por sus medios”, contó sobre su compañero.

Y finalizó antes de terminar el año que según reveló, lo hará brindar de manera diferente: “Uno nunca se lo espera, nos tocó y gracias a Dios pudimos salvarle la vida”.

la situación.

GENTILEZA: DIARIO LA PROVINCIA SJ

Los comentarios están cerrados.