Tomógrafo nuclear: tras llegar a San Juan, se discute la multa y el valor del dólar para pagar el aparato

0

Finalmente el Tomógrafo por Emisión de Positrones, (PET/CT) que adquirió el Gobierno de San Juan a la empresa internacional Siemens se puso en funcionamiento a prueba en la provincia y ahora se espera poder concretar el pago del mismo para abrir la habilitación para que se ponga en uso diario. El aparato de última generación estipula una inversión de 1,5 millón de dólares y llegó a la provincia en febrero de este 2022 pero recién en noviembre llegaron los aparatos complementarios, necesarios para su uso en el Centro Español de Enfermedades Crónicas (CEMEC), exhospital Español.

Ante este escenario, el Gobierno de San Juan está en un mano a mano con la empresa Siemens para poder definir el valor del dólar con el que se pagará dicho aparato (el convenio indicaba que el pago se realizaba cuando el aparato estuviera en uso y eso estaba estipulado en marzo pasado). Además se está tratando de definir el monto de la multa que se le aplicará a la firma privada internacional por no haber cumplido el contrato en tiempo y forma.

«Hay que ser cuidadoso con la negociación y el proceso administrativo que lleva su tiempo. Como funcionario debemos seguir con los procesos con cuidado», comenzó explicando Guillermo Benelbaz, a radio Estación Claridad, quien aclaró «cuando uno hace proceso en el Estado, el pliego licitatorio es ley».

El tomógrafo nuclear fue adquirido para hacer diagnóstico temprano de patologías como el cáncer y el grueso del mismo llegó en marzo pasado. Pero faltaba el arribo de unas piezas claves para su funcionamiento que finalmente se dieron hace unas semanas.

«Ya se terminó de entregar todo lo que formaba parte del renglón. Llegó el tomógrafo, se pudo habilitar porque la provincia pudo reemplazar el aparato que faltaba. Luego éste llegó. Había otro aparato, fantoma, que la semana pasada finalmente llegó. Y todo este retraso no puede ser gratuito para la empresa proveedora. El Estado licitó esto para ponerlo en uso y tratar de diagnosticar y eso materialmente ha sido imposible. No se pudo poner en uso y eso no es gratis», agregó.

Si bien inicialmente se habló de aplicar una multa de 230 mil dólares, ese monto ahora cambió y se está en plena negociación con la empresa. «Se está viendo el monto de la multa, la extensión de la garantía y los valores del dólar en los que se termina de pagar», apuntó Benelbaz y subrayó: «los equipos no están pagados. En virtud de los primeros procesos, es que el equipo se pagaba una vez que era puesto en la provincia y habilitado. Eso no ocurrió y el dólar siguió subiendo. Sobre todo esto se está discutiendo con la empresa».

Todo plantea trámites administrativos y burocráticos; y el «volver atrás implica cambios en la negociación con la empresa». En todo este escenario ya se puso en funcionamiento en forma de prueba para ver cómo funciona pero no de manera constante y diaria para evitar caer en un desentendimiento con la empresa.

«Poner en funcionamiento podría implicar aceptación tácita de algunas condiciones que la provincia ha puesto. Todo lo que había que hacer de manera paralela a esto, para que ni bien se llegue a buen puerto esté hecho y no haya demoras. Ya hubo algunas pruebas… ahora hay que terminar algunos detalles para ponerlo a funcionar», finalizó.

Los comentarios están cerrados.